Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 11 mayo 2009

Mujeres argentinas

Científicas, artistas, madres, políticas, militares, escritoras… muchas páginas de la historia argentina han sido enriquecidas por la inteligencia y el coraje de sus mujeres. En esta ocasión, me permito presentarles a dos de ellas. Sólo dos. De diferentes épocas, diferentes contextos… pero que me atraen profundamente. Hay tantas otras que por falta de tiempo y espacio no puedo referir aquí: Rosario Vera Peñaloza, Manuela Pedraza, Juana Manso, Alfonsina Storni, Evita, Azucena Villaflor, y un largo etcétera para que sigan indagando los estudiantes curiosos…

Mariquita Sánchez de Thompson y Mendeville (1786-1868). Fue una dama de la alta sociedad de Buenos Aires, la primera mujer políticamente activa de la Argentina. En sus numerosas cartas y textos se describen los últimos días del Virreinato del Río de la Plata, los días previos a la Revolución de Mayo, el proceso independentista, las luchas políticas que desgarraron al país durante el siglo XIX, de las que ella fue testigo y protagonista. Contribuyó notablemente a la formación artística y cultural de muchos intelectuales notables de la época: Juan B. Alberdi, Esteban Echeverría, Gutiérrez…

En el salón de su casa se cantó por primera vez el Himno Nacional Argentino. Si bien tenía un lado frívolo, alegre y sociable, también era inteligente, juiciosa, y dueña de una férrea voluntad: a los 17 años inició un juicio de disenso contra sus padres, ante el Virrey Sobremonte, para poder casarse con el hombre del cual estaba enamorada, su primo Martín Thompson. De ese modo se enfrentó a las férreas costumbres de la época y a las habladurías de toda la sociedad. Al respecto, escribió en su vejez: “¡Amor! palabra escandalosa en una joven, el amor se perseguía, el amor era mirado como una depravación” (…) “Los padres creían que ellos sabían mejor lo que convenía a sus hijas, y era perder tiempo hacerles variar de opinión”.

Lola Mora (1866-1936). Artista, inventora, urbanista, emprendedora, nacida en el noroeste argentino, se formó como escultora en su país y en Roma. En Italia, quedó impactada por las obras del Renancimiento y del Barroco, y específicamente por los trabajos de Miguel Ángel y Bernini.

De regreso en la Argentina, el gobierno le encargó numerosas obras a partir del año 1900: los bajorrelieves que hoy adornan el patio de la Casa de la Independencia, en Tucumán, las estatuas denominadas “La Justicia”, “El Progreso”, “La Paz” y “La Libertad”, emplazadas alrededor de la casa de gobierno de Jujuy, y muchas otras que se encuentran en diferentes lugares de la Argentina.

Pero tal vez su obra más conocida y polémica es la Fuente de las Nereidas, que inicialmente se colocó cerca de la Casa de Gobierno, en el corazón de Buenos Aires. La sociedad porteña era, en aquella época, muy pacata y moralista. Y consideraron que los desnudos ofendían la moral y las buenas costumbres. En esos círculos, llenos de prejuicios, tampoco se toleraba demasiado que una mujer usara pantalones y se encarmara sobre rocas de granito, que fuera soltera, independiente y dedicara su vida al arte. Para colmo, pocos años después, a los 40, se casó con un hombre veinte años menor que ella.

La talentosa Lola, que proyectó el primer transporte subterráneo de nuestro país, diseñó el trazado de las calles de la capital de Jujuy, trabajó en la obra del tendido de rieles del Ferrocarril Transandino del Norte, falleció en Buenos Aires, atendida por sus familiares.

Para seguir conociendo:
Libros:
-AAVV, Mujeres Argentinas, Colección Bolsillo, Buenos Aires, Alfaguara, 1998.
Música:
-Mercedes Sosa, “En casa de Mariquita”, del disco Mujeres Argentinas, Polygram, 1969.

detalle fuente nereidas

el himno

lola mora

mariquita y martin

[Puerto BA, Buenos Aires, Argentina]

Anuncios

Read Full Post »